Mi estrategia para alcanzar la libertad financiera

Por Inversor Millennial

La libertad financiera es ser capaz de cubrir tus gastos con los ingresos que obtienes de fuentes distintas a tu trabajo. A partir de ese momento, el trabajo se convierte en una opción, y no en una obligación.

A grandes rasgos, y simplificando mucho, los pasos para alcanzar la libertad financiera serían los siguientes:

  1. Mantener los gastos por debajo de los ingresos.
  2. Ahorrar el remanente del trabajo.
  3. Invertir los ahorros para generar ingresos adicionales.
  4. (Opcionalmente) Explorar fuentes de ingresos adicionales para acelerar el proceso.

¿Cuándo alcanzaré la libertad financiera? Cuando los rendimientos de las inversiones del paso 3, más los “ingresos adicionales” del paso 4 sean superiores a los gastos del paso 1. Sencillo, ¿no? 🙂

Efectivamente, suena sencillo conceptualmente, pero en la práctica es realmente difícil. Se estima que para alcanzar una cifra viable, debes acumular 25 veces tus gastos anuales en activos.

Mi Plan

¿Cómo pienso actuar yo para alcanzarla (¡o al menos intentarlo!)? 🙂

Ahorro intenso

El ahorro es posiblemente la clave más relevante para avanzar en este camino. Mi objetivo es mantener mis gastos fijos a raya, destinando siempre al menos un 50% de mi sueldo a ahorro e inversión. En este artículo explico 4 consejos para disparar tu capacidad de ahorro hoy , con las cosas que yo hago.

Inversión constante

Mi forma de inversión preferida a largo plazo es la inversión indexada global de bajo coste. Es sin duda la forma más aburrida de invertir, pero la que mejor encaja conmigo (y la que estadísticamente ha dado mejores resultados históricos). Actualmente lo tengo todo automatizado a través de la plataforma de inversión Indexa y mi objetivo es seguir haciendo aportaciones cada mes sin falta.

Acelerando el proceso

Como habréis podido calcular, solamente ahorrando una parte del sueldo e invirtiendo mes tras mes, el proceso es extremadamente lento.

Para poder llegar al objetivo en un número menor de años, la clave es echar más leña al fuego: buscar fuentes de ingresos adicionales que aceleren el proceso.

Las fuentes de ingresos adicionales que yo exploro están constantemente evolucionando. Las más rentables que he probado son:

Y ¿quién sabe qué más experimentos vendrán en el futuro? ¿venta de ebooks? ¿inversión por dividendos? ¿inversión inmobiliaria en locales y garajes? ¿inversión en startups? …¡hay todo un mundo de ingresos alternativos por descubrir!

Dicen que las grandes fortunas tienen al menos siete fuentes de ingresos, así que ¡a explorar! 🙂

Lo que está claro es que dada la situación laboral actual tan inestable y variable, cuantas más fuentes de ingresos tengas (y cuanto más pasivas, ¡mejor!), menos dependerás de tu trabajo “tradicional” para poder vivir. Esto es lo que poco a poco irá permitiendo que acabemos con la relación trabajo-tiempo-dinero y podamos empezar a considerar otras alternativas vitales.

Lo interesante es descubrir cómo otros han explorado estos caminos y ver que es posible ¿Y tú? ¿Cuál es tu estrategia para alcanzar la libertad financiera? ¿Te lo has planteado? ¿Has explorado alguna de estas fuentes alternativas de ingresos?

Si quieres seguirme en esta aventura de la búsqueda de la libertad financiera, suscríbete a mi blog.

¡Un abrazo!
Inversor Millennial