[Lectores on FIRE] Fernando y el millón de euros

Por Inversor Millennial

Hace unas semanas alguien twitteaba que es imposible hacerse millonario sin defraudar, sin estafar, sin abusar, sólo con el trabajo propio. Como estas generalizaciones me mosquean, me puse a buscar y resulta que uno de mis seguidores en Twitter me confesó que él había cruzado la línea de las siete cifras de patrimonio y que me contaría los detalles de cómo lo había conseguido, sobre todo para educar y mostrar a otros que es posible. 

He tenido la suerte de conocerle en persona y de tener dos largas charlas telefónicas donde me ha ido contando prácticamente año a año cada uno de sus movimientos laborales y financieros. Os comparto todos los detalles a continuación. 

Nota: usaré el nombre ficticio de Fernando para darle el anonimato que él mismo ha pedido. 

Fernando, cuéntame un poco sobre tus inicios ¿infancia? ¿juventud?

Soy hijo único, de Madrid. Provengo de familia humilde, con ingresos justos para vivir y unas vacaciones al año. Siempre he sido un currante, empezando a trabajar con 15 años los fines de semana para sacar para mis pequeños gastos y caprichos, además de aportar la mitad de lo que ganaba a mis padres. Estuve más de un año trabajando cada noche de 22 a 8 como repartidor para poder pagarme la universidad y siempre compaginé estudios con trabajo. 

Hice la carrera de Ingeniería Informática y fui contratado directamente por una consultora, cobrando casi lo mismo que de repartidor.

¿Cuál ha sido tu progresión profesional?

Pues fue inicialmente muy precario, con sueldos bajos y muchas horas. Trabajando en consultoras, en la banca, y como subcontratado externo en los primeros años. Aunque como por aquel entonces seguía viviendo con mis padres, merecía la pena y podía ahorrar.

A pesar de estas condiciones, con sueldos por debajo de los 1500€, decidí comprar un piso cuando cumplí los 27, con una letra de unos 700€ mes. 

Tras varios cambios de empresa, aterricé en una empresa extranjera donde tuve una buena subida de rango salarial y ahí es donde comencé a invertir en ladrillo utilizando lo que ahorraba de mi sueldo que ya rondaría los 2200€/mes. Decidí comprar un apartamentito en la playa que pudiera usar en vacaciones y también alquilar en invierno para pagar la hipoteca. Para realizar la adquisición, amplié la hipoteca de mi vivienda en Madrid, lo cual aumentó el importe de la hipoteca inicial de 700€ a cerca de los 1000€ mensuales. 

A los 32, en el 2005 me quedé en el paro, pero por suerte solo fueron un par de meses, aunque un poco duros porque tenía que afrontar la hipoteca que no era cubierta por los ingresos del paro.

Tras un tiempo como trabajador externo en una empresa multinacional en el sector tecnológico, entré en plantilla. Eso supuso una subida de sueldo y estabilidad laboral. Desde entonces, han sido 13 años en la empresa, con subidas de categoría cada ciertos años, y complementos hasta llegar a superar los 60k brutos anuales (más de 3000€/mes).

Este sueldo me ha permitido vivir sin privarme de nada y además ahorrar para invertir.

[Nota: ha triplicado su sueldo en 21 años de carrera profesional].

Hablemos de inversión: ¿qué formas de invertir exploraste?

Pues con 35, en 2009, decidí emprender con un negocio en un centro comercial y obtener así unos ingresos adicionales. Pedí un préstamo para realizar el traspaso y cuando llego el momento de la fijar la fecha de la firma, los dueños se echaron para atrás. Me vi con el dinero concedido por el banco y sin saber muy bien qué hacer y decidí seguir con el ladrillo: compré y reformé un piso antiguo en Madrid, y lo puse en alquiler. Esto me traía unos 300-400€/mes limpios (tras hipoteca, gastos e impuestos).

Además, al casarme, el piso que mi mujer tenía en propiedad y en el que vivíamos, lo pusimos en alquiler para mudamos de alquiler a una casa más grande. Mas tarde decidí vender mi piso porque los gastos eran mayores que los ingresos por alquiler. Con los beneficios de la venta busqué otro inmueble que fuera rentable y di la entrada para otro piso con la misma operación de reformas e iguales resultados positivos. 

A esas alturas, con cuatro pisos en alquiler que rentaban alrededor de 3.000€/mes tras gastos, además del sueldo del trabajo mío y de mi mujer, comienzo a explorar otras formas de inversión y emprendimiento para diversificar. 

En el 2013, por fin tuve la oportunidad de montar otro negocio en un centro comercial junto con un colega. Ni gané ni perdí, más bien lo segundo, pero aprendí mucho, me lo tomé como un mini-Master empresarial, y supe lo que significa ser empresario en este país… ¡toda una experiencia!

¿Y seguías viviendo de alquiler?

Sí, pero no por mucho tiempo. En 2017 ya nos decidimos a comprar una casa grande para la familia y es donde vivo ahora. Veníamos pagando 1300€ de alquiler, y la nueva hipoteca suponía apenas 200€ más al mes, así es que nos lo tomamos como un cambio de casero: ahora no era un particular, sino un Banco. 

Sé que tienes una buena cartera de inversión ¿cuándo te lanzaste a la creación de dicha cartera?

Un día recibimos un email de despedida de un compañero del trabajo que decía: “He hecho cuentas con mi excel y puedo vivir de la inversión value“. Me quedé de piedra, le invité a comer y le dije que me contara de qué iba todo aquello de la inversión value. 

Me explicó el concepto y decidí empezar a investigar sobre inversión. Hice un curso online de inversión con Alejandro Estabaranz, de TrueValue, y comencé a invertir en fondos de gestión activa aportando cada mes sin falta: Horos, Bestinfond, TrueValue. 

Seguí aprendiendo y estudiando: compré para probar algunas acciones individuales y un ETF del SP500. Más adelante leí a Bogle y al descubrir que la mayoría de los gestores no baten al mercado decidí comenzar en la inversión pasiva con una cartera Boglehead de 9 fondos indexados.

Seguí aportando mes a mes, diversificando a la vez que aprendía y estudiaba. Cada vez más indexado.  [Nota: La forma más aburrida de invertir 🙂]

Como también quería ver ingresos más frecuentes de mis inversiones en cuenta, decidí crear una cartera de dividendos DGI (dividend growth investing) comprando sobre todo a los reyes y aristócratas del dividendo (empresas que llevan 50 y 25 años respectivamente repartiendo e incrementando los dividendos a sus accionistas sin interrupción).

Y aquí estoy hoy, aún estudiando y aprendiendo, y aportando cada mes sin falta a cada parte de mi cartera. 

¿A cuánto asciende tu patrimonio actualmente?

Si cuento el valor de las viviendas en propiedad (valoradas con “BBVA Valora”), le resto las hipotecas por pagar, le sumo un colchón de emergencias (de unos siete meses de sueldo) y mi cartera de inversión, ya supera el millón de euros. 

¿Cuáles son tus planes de futuro? ¿dejarías tu trabajo para vivir de las rentas?

Si no tuviera la hipoteca podría dejar mi trabajo y vivir de los ingresos, pero iría justito ¿qué necesidad? No. Quiero seguir invirtiendo, disfrutando, y no pienso dejar el trabajo de momento, aunque no me veo trabajando por cuenta ajena más allá de los 53-55 años. Luego seguiré haciendo cosas, no puedo estar parado, pero a mi ritmo y disfrutando de la familia.  

++++++++++++

Hasta aquí la entrevista a Fernando. Espero que hayáis disfrutado leyéndola tanto como yo haciéndola.

Comparto también con vosotros algunas de mis reflexiones y aprendizajes de esta entrevista:

La importancia de estudiar: ¡Nadie le regaló nada! Tuvo que currar mucho para poder estudiar y esos estudios le han permitido tener una carrera profesional que comenzó muy precaria pero que ha crecido hasta buenos niveles de ingresos.

Tu empresa: trabajar en una gran empresa da una estabilidad y unos ingresos nada despreciables. Además de una posibilidad de retiro temprana como en los bancos que me deja de piedra. Tal vez haya empresas de distintos sectores donde puedes tener este tipo de condiciones y proyección…¡a investigar!

Apalancamiento: esta es delicada porque soy averso al endeudamiento para invertir. Sin embargo, está claro que el tener cinco hipotecas es lo que le permite crear un patrimonio enorme (¡y dormir tranquilo!). ¿Frágil? Tal vez, y con riesgo ante impagos de los inquilinos y demás, pero es como a él le ha funcionado y ahora unas inversiones pueden cubrir a las otras que vayan mal.

Estrategia de inversión variada: muchas veces leo discusiones infinitas entre inversores value, indexados, dividendos…de los pros y contras de cada una, donde te vuelves loco porque no sabes qué es mejor o peor. Al final veo que muchos inversores comienzan en una estrategia, siguen formándose y van evolucionando, mezclando y su cartera acaba siendo una mezcla de estrategias. ¡Pues genial!

Me da tranquilidad de que no tengo que tener la verdad absoluta para invertir, sino que puedo empezar e ir ajustando en base a mi aprendizaje. Yo he tenido una experiencia muy similar a la suya: comenzar invirtiendo en acciones individuales, fondos value, luego migrar a indexados… creo que no hay que asustarse de evolucionar como inversor y abrazar que no conocemos lo que no conocemos. 

Y a vosotros ¿qué es lo que más os ha llamado a vosotros la atención? ¡Deseando leer vuestras reflexiones en los comentarios de abajo! 🙂

PD: Si os ha gustado, compartidlo para que esta idea llegue a más gente y rompamos con los tópicos negativos. 

Un abrazo,
Inversor Millennial