[Lectores ON FIRE] Alberto, 1.2M€, cuenta ajena y familia numerosa

Por Inversor Millennial

En mi constante búsqueda de personas interesantes en el aspecto financiero, di con un perfil completamente atípico y dispuesto a compartir su experiencia conmigo y mis lectores. ¡Un honor! Y digo atípico porque ha creado un patrimonio de más de un millón de euros trabajando por cuenta ajena, ahorrando e invirtiendo, mientras hacía crecer su familia hasta los cinco miembros y todo ello antes de los 40. ¡Todo un hito! Os presento a Alberto. 

Inversor Millennial: Hola Alberto, empecemos por la foto final ¿cuál es tu situación actual?

Alberto: ¡Hola! Pues actualmente tengo 39 años, casado con tres hijos. Trabajo desde hace nueve años como directivo en una multinacional de la moda en Barcelona. Mi vivienda habitual está ya pagada y tengo aproximadamente 1.2 millones de euros en activos. 

IM: ¡Interesante! Cuéntame ¿cómo están distribuidos esos activos en tu cartera?

A: Tengo un fondo de emergencias en cash de cuatro años de gastos. Junto a la casa pagada, es lo que me da más tranquilidad. Financieramente no tienen mucho sentido (ni tener tanto cash sin trabajar ni amortizar hipoteca antes de tiempo), pero el factor psicológico es fundamental y es lo relevante de las finanzas personales: que son diferentes para cada persona. 

Aproximadamente un tercio de la cartera es renta variable: fondos indexados diversificados y de bajo coste en Renta4 y nuestros planes de pensiones, que los metimos en Indexa por ser los planes de pensiones de fondos indexados más baratos de España. Los planes son clave en nuestra estrategia de optimización fiscal.

El resto de mi cartera es inmobiliario (tengo 5 pisos de alquiler – con apalancamiento, eso sí) y finalmente un 10% de inversión de alto riesgo en startups a través de fondos de Venture Capital.

IM: Ya tengo clara la foto final. Cuéntame ¿cómo has llegado aquí en tan poco tiempo?


A: Pues empecé a trabajar a los 19 mientras estudiaba la carrera de ingeniería. Compaginando estudios y trabajo, apenas gastaba y con lo que ahorré compré mi primer piso (hipotecándome, claro) a los 21. 

Me casé joven, a los 23, y ambos tuvimos buenos trabajos con salarios crecientes. Vivíamos muy bien pero sin extravagancias, lo que nos permitió siempre ahorrar entre un 30% y un 60% de cada sueldo. En esto es clave tener una pareja alineada en cuanto a qué son las cosas relevantes en las que gastar y qué no.

Es importante reconocer que tuvimos mucha suerte en varias cosas que nos han permitido llegar hoy aquí: la primera es que compramos un piso en el 2006, por lo que no teníamos apenas dinero en bolsa que perder en el 2008. Así que toda nuestra carrera inversora ha sido post-2008, aprovechando una década creciente haciendo enormes aportaciones con buen viento de cola. 

Otro punto clave fue irnos como expatriados durante cinco años al extranjero. Imagínate la fuerza: dos sueldos muy altos, alta tasa de ahorro e inversión constante durante todo ese tiempo.

Ya de vuelta en Barcelona decidimos instalarnos y comencé con la inversión inmobiliaria. Aportando el 30% del valor del piso e hipotecándome por el 70% restante, comencé a generar ingresos por alquiler. 

Rebobinando varios años, ahora tengo cinco pisos alquilados que tras gastos, mantenimiento, impuestos e hipotecas hacen que mi patrimonio crezca más rápido cada mes. 

Durante los últimos 9 años en mi empresa, peleando subidas de sueldo, alcanzando objetivos profesionales he ido incrementando mi salario y he ido obteniendo grandes bonuses anuales que invertir, por lo que manteniendo los gastos de casa estables en unos 4.000€ al mes, actualmente, entre sueldo e ingresos de pisos e inversiones, tengo cada mes un excedente de más de 8.000€ para reinvertir y hacer crecer la bola de nieve. 

IM: ¡Bum! 8.000€ al mes de inversión…y eso sin contar el crecimiento de los fondos de acumulación. Tremendo. Según la regla del 4% ya eres libre financieramente ¿Hasta dónde te ves avanzando por este camino de trabajo, ahorro e inversión?

A: Sí, en el Excel soy IF desde hace tres años, pero hay que tener muchos factores en cuenta. De momento no nos planteamos dejar nuestros trabajos, ya que tanto a mi mujer como a mi nos gustan nuestro trabajos. A pesar de que hay momentos de estrés como en todos sitios, consideramos que nos pagan por socializar y estar aprendiendo con gente muy crack a nuestro alrededor, así que es una riqueza a la que de momento no queremos renunciar. 

Aparte hay algo relevante en las carreras de directivos y es un poco como la de los deportistas: casi que tienes “fecha de caducidad” profesional. Vas a tope unos años donde ganas mucho dinero con un alto nivel de responsabilidad y estrés y luego se acabó. En los deportistas es antes de los 35 y en los directivos es sobre los 50-55. Los que han hecho los deberes se retiran con un buen patrimonio y los que han vivido a todo tren y endeudados las pasan canutas. Queremos aprovechar ahora que estamos en el mejor momento y asegurarnos de tener los deberes bien hechos antes de que llegue ese momento. 

IM: Apasionante. Ahora has decidido estrenarte en público escribiendo un blog. ¿Qué te motiva a escribir y compartir tu historia?

A: Pues la verdad es que me encanta escribir. De alguna manera me he propuesto una rutina “obligada” de ir escribiendo por la mañana antes de que los peques se despierten para ir contando mis experiencias. Muchos blogs como el tuyo cuentan la historia de gente en búsqueda de la IF pero los que llegamos no solemos dedicar tiempo a compartir cómo lo hemos hecho y creo que es una lástima.

IM: ¡Amén! ¿Y dónde podemos encontrarte para seguir leyendo más sobre tu historia?

A: Mi blog es InversorDirectivo.com y también podéis seguirme en Twitter como @Inversor_Direct

IM: ¡Pues muchísimas gracias por tu tiempo! Seguro que mis lectores agradecerán que hayas compartido tu experiencia con nosotros. ¡Un abrazo!

A: Otro. ¡Encantado! 🙂

Conclusiones y aprendizajes

Me ha parecido una auténtica pasada poder hablar con Alberto y conocer su historia. Es clave que no ha heredado nada de su fortuna personal, sino que la ha trabajado él solito en todos estos años. 

Me ha encantado ver que tiene buenas prácticas financieras muy bien asentadas desde muy joven: el ahorro, la creación de un fondo de emergencias y la inversión constante (¡durante veinte años!) en fondos baratos y diversificados. 

Los factores clave de su historia son que ha estado en el extranjero, con una pareja que rema en la misma dirección, pero sobre todo (y esto creo que es lo más relevante de su historia) su progresión laboral: ha peleado subidas de puesto constantemente a nivel profesional, conseguido objetivos, cambiado de empresa cuando debía.

A muchos puede parecer una quimera, pero es interesante investigar en nuestro entorno qué puestos de trabajo cobran 80.000€, 100.000€, 130.000€ al año y analizar qué nos separa de ellos: ¿formación? ¿experiencia? ¿cambio de sector? Si esto te interesa, pregúntate: ¿qué puedes hacer tú HOY para optar a uno de estos puestos de trabajo en 3, 5 o 10 años y disparar tu progresión laboral y financiera? (Os dejo un enlace a los trabajos mejor pagados de nuestro país por si tenéis curiosidad)

Espero que hayáis disfrutado tanto leyendo como yo haciendo esta entrevista. 

Un abrazo fuerte,
Inversor Millennial


Otras entrevistas de interés: