Generando rentas con fondos de reparto

Por Inversor Millennial

¡Pues menuda casualidad! Este mes he recibido tres emails de suscriptores preguntando por fondos de reparto y vi que no tenía nada publicado sobre el tema, así que allá vamos. 

Acumulando: el interés compuesto

Varias veces he comentado la importancia de invertir en fondos de acumulación a lo largo de la vida inversora para dejar trabajar al interés compuesto sin pasar por Hacienda. Estos fondos de acumulación lo que hacen es invertir en muchas empresas para luego recoger los dividendos que reparten dichas empresas y, en lugar de repartirlos, los vuelven a invertir comprando más acciones, de forma que la cartera va creciendo año tras año. De esta forma no se pagan impuestos mientras no saquemos dinero del fondo (sólo en el momento en que vendamos participaciones). 

Esto es muy importante porque, a pesar del gran impacto psicológico positivo de ver unos ingresos de tus inversiones cada mes en tu cuenta ¿para qué quieres obtener rentas periódicas durante esa época de tu vida en la que estás ahorrando parte de tu sueldo e invirtiendo mes a mes? Lo que quieres es hacer la bola lo más grande posible y lo más rápidamente posible, minimizando pago de impuestos y pago de comisiones. 

En esta fase es en la que estoy yo actualmente (y por muchos años, me temo, jaja): aportando a mis fondos indexados en Indexa mes a mes, llueve o ventee. Hasta aquí lo tengo bien claro y todo automatizado

El fin de la acumulación

Sin embargo, hay un momento en el que se llega al final de la fase de acumulación: ese momento en que quieres un ingreso por diversas razones (por ejemplo situaciones de reducción de jornada, jubilación o pre-jubilación). Ahí quieres empezar a tirar de la cartera de inversión para obtener rentas con las que vivir o complementar las otras rentas que recibas. 

En ese momento hay muchas formas de actuar: una es empezar a vender parte de las participaciones de los fondos de inversión (intentando que lo retirado sea inferior a la revalorización de dicha cartera para no fundírsela – la famosa regla del 4%) o PLAN B: aprovechar que los traspasos entre fondos no tienen peaje fiscal para hacer traspasos a fondos de reparto y así recoger los dividendos sin tocar la cartera de inversión. Explico a continuación:

Los fondos de reparto

Los fondos de reparto funcionan como los fondos de acumulación, en el sentido de que invierten en un conjunto de empresas, pero con la importante diferencia de que cada cierto tiempo reparten el dividendo de las empresas a los inversores, dejándote un ingreso anual, semestral o trimestral en tu cuenta (eso ya depende de cada fondo). De esta manera tienes ingresos en cuenta y no tienes que vender participaciones del fondo (no vas rascando del monto principal de la cartera). A nivel fiscal, en este caso sí que hay que pasar por Hacienda en la declaración de la Renta cada año, informando de cuánto hemos ingresado. 

Ejemplos reales

Dentro de los fondos de reparto hay fondos activos (llevados por gestores que escogen empresas) y pasivos (que replican índices, comprando todas las empresas de un país o región) y además hay algunos especializados en empresas con dividendos crecientes, los cuales hacen una selección de las empresas que más dividendos dan año tras año.

En Morningstar tienen una categoría específica de fondos de renta variable global con alto dividendo muy interesante, por si queréis echar un ojo: Renta Variable Global Alto Dividendo. Ahí podéis ver cuánto dividendo reparten cada año (normalmente entre un 2% y un 6%) y cuánto se han revalorizado las carteras con el tiempo: revalorización APARTE del reparto de dividendos, ojo. 

Por compartir un ejemplo concreto, este es un fondo de reparto centrado en selección de empresas de dividendo creciente: DWS Invest Top Dividend FD. Reparte un 2.5% anual y lleva una revalorización media del 9,7% anual en los últimos 10 años. 

¡Pero los hay mejores! En este artículo, Asun (“as possible”) de Finect hizo una lista con los mejores fondos de reparto de dividendos del año pasado, para que os hagáis una idea: Los mejores fondos de reparto de dividendos (2020)

Fondos de reparto
Mejores fondos de reparto 2019

¿Cómo se contratan?

Para contratar este tipo de fondos debes ir a gestoras como OpenBank o Renta4. Comprueba que tienen fondos de esta categoría en su web. Yo he comprobado que OpenBank tiene varios fondos de esta categoría que puedes contratar directamente con ellos. 

Conclusiones

Aún estoy muy lejos de llegar a fase de distribución y consumo de mi cartera, pero esto es algo a lo que conviene ir dando vueltas. El tema de ETFs añade una variante adicional (¿es mejor un ETF que un fondo en estos casos? Creo que no, pero habría que estudiar costes) y aparte está la discusión interesante de comprar un fondo de reparto VS crear una cartera de dividendos propia, con el riesgo añadido de la selección de la empresa. 

En definitiva veo este asunto más como el comienzo de una discusión y reflexión que como una estrategia ya definida, pero seguiremos estudiando. 

Espero al menos haber despertado un poco de curiosidad en este tema y me encantaría escuchar vuestras opiniones: ¿estáis planteando esta estrategia de salida? ¿preferís aplicar la regla del 4%? ¿o tal vez montar vuestras propias carteras de dividendos? ¿o con ETFs? ¡Soy todo oídos! 🙂

ACTUALIZACIÓN

Tras publicar este artículo, recibí un comentario en Twitter indicando que a nivel fiscal es mucho más ventajoso aplicar la regla del 4% que el reparto en forma de dividendos.

Pego captura con un ejemplo del razonamiento, extraído de un interesante artículo sobre las diferencias de fiscalidad en Yomeloinvierto.es

Interesante ejemplo de yomeloinvierto.es

Esta gran diferencia hace que la estrategia de acumulación tenga aún más sentido, siendo la única contra el cargo “psicológico” de estar restando del principal. ¡Interesante! … es lo que me encanta de esta gran comunidad.

Un abrazo, 
Inversor Millennial