[Lectores on FIRE] César, a 4 años de la libertad financiera

¡Me encantan las historias de gente que busca la libertad financiera! Escuchar cómo han vivido la transformación que les lleva a plantearse salir del camino y comenzar a buscar una alternativa, para luego definir una estrategia y seguirla durante años hasta conseguirla.

Por eso, cuando me contactó César y me dijo que estaba a 4 años de conseguir la libertad financiera, ¡le acribillé a preguntas! No pude evitar entrevistarle para compartir su historia en el blog.

César, junto a su chica, caminando hacia la libertad financiera :D
César, junto a su chica, caminando hacia la libertad financiera 😀 

Inversor Millennial: ¡Hola César! Estás a 4 años de la libertad financiera: háblanos un poco de ti

César: nacido en Calatayud en 1982, comparto vida con mi mujer y dos hijos. Resido y trabajo (de momento ;)) en Zaragoza, en el ámbito informático.

IM: ¿Qué edad tendrás cuando la alcances y cuándo empezaste este camino?

C: 39 años y 364 días… “cumpliendo” plazos en la actualidad.

Empecé, SIN SABERLO, tras observar las “condenas” hipotecarias de la época (sobre 2005), y que supuestamente acabarían también sobre mí.

Hice una simulación con una hipoteca típica y comprendí que acabábamos pagando 2 pisos ¡¡¡o más!!!, (¿¡¿¡cómo?!?!). “Jugué” con las cuotas, plazos, entrada, y los números mejoraron tantísimo que empecé a ahorrar, abrí una cuenta ahorro vivienda (15% anual hasta los 9.015€) y una cosa llevó a la otra…

IM: ¿De cuánto estamos hablando al mes como ingresos tras alcanzar la libertad financiera?

C: Unos 700€.

IM: ¿Cuál es tu estrategia para llegar a la libertad financiera?

C: Hay que encontrar la propia, probando qué nos encaja mejor según nuestra situación personal y objetivo. En particular, me sentí cómodo e hice (y sigo haciendo) lo siguiente (sin sentimiento de carencia alguno, es más, ¡¡disfrutando!!,  – si no es así, replantea):

  • Aprendizaje: atender al mayor número de “posibles” y miedos ajenos: “eso no es viable”, “¿conoces a alguien que…?”, “¿y si de repente…?” …entre otros tantos. Si eran miedos “reales”, busqué cómo salvarlos o minimizarlos. ¿Las decisiones que toma la mayoría?, pues esas… no. Conocer experiencias ajenas (blogs), libros: “la bolsa o la vida”, “7 hábitos de la gente altamente efectiva” (no es sobre Libertad Financiera, pero para mí es IMPRESCINDIBLE)…
  • Comparar precios suministros y reducir (o eliminar) consumos: sorprende lo monguerfollower que llegamos a ser. Si descubres que frugal es mejor, no será esfuerzo ni sentirás privación alguna durante el camino.

Vivencié durante un mes que en realidad necesitamos MUY POCO, el gran valor de “cosas” que “no vemos” porque las tenemos normalizadas y que además nos aportan mayor felicidad.

Esta “filosofía” me ha permitido ahorrar bastante, en porcentaje claro, pues empecé “abajo”.  Mi primer salario como programador fue de 680€ (pagaba 200€ de alquiler de habitación), dejando un trabajo de camarero en el que cobraba el doble.

Compartí piso (también coches, alojamientos y huerto), discriminación horaria y bajé la potencia de la luz. Cambié el bus por la bici al ir trabajo, previa paternidad cultivé 3 años un huerto ecourbano, conozco el precio/Kg de lo que comemos, cuando están bajos compro y si procede en cantidad y almaceno. Mejoré el aislamiento de los  cerramientos de mi hogar y cortinas/foscurit (¡¡por fuera!!, en la terraza), lo cual evita MUCHO el calor. Hice un curso de conducción eficiente, iluminación led y electrodomésticos de mínimo A+. Reparo las cosas y si no sé cómo, aprendo y pruebo.

No necesito ADSL, ni seguros (sólo el del coche), ni tele de pago, ni suscripciones, ¡¿¡¿perfumes, moda!?!?!, sólo he pagado un móvil y mi factura habitual es de 1€/mes (por tener directamente datos a baja velocidad). Dejé de fumar (hace 10 años, seguramente la inversión más rentable, pues es la que más “tiempo” de vida me ha dado).

  • Contabilidad: llevé durante 3 o 4 años en un Excel nuestros gastos. Esto permitió detectar tanto “gastos hormiga” absurdos como las grandes partidas del presupuesto: casi todo es optimizable. ¡Increíblemente útil!
  • Vendí “lastre” que tenía y almacenaba (muebles, ordenadores, cartas Magic… trastos varios). Me enseñó a vender, negociar, arreglar y adecentar: no sólo aportó dinero y espacio.
  • Eficiencia y liberar tiempo: prácticamente no veo la tele y menos noticiero alguno. Realizo una compra mensual grande (a recoger gratis en Alcampo), me corto pelo a maquinilla, mi gym es la bici (y hasta hace poco fútbol sala). Nunca voy de compras: menos presencial y más online. Cocino de más y congelo. Aumenté la inversión en alimentación, consumimos en su mayoría ecológico, creo que mi cuerpo (y el planeta) lo agradece y aporta al objetivo… más y mejor “tiempo”.
  • Inversión e interés compuesto completan “la magia”: invierto casi todo ingreso. 

Prácticamente nunca tuve el famoso “colchón”: a menos necesidades, menos imprevistos. Genero cierto flujo de caja que me permitiría recopilar cierta cantidad en poco tiempo: si pierdo el trabajo, tengo prestación por desempleo, coche de sustitución en el seguro del coche, que nos conseguiría el tiempo para adquirir otro coche (mi mujer lo usa para trabajar); si aun así necesitase una importante liquidez puedo recuperar alguna de mis inversiones, cubriéndonos así la mayoría de situaciones.

Diversifico e intento que aporten valor tangible y cubran necesidades. No me gusta comprar “x”, almacenarlo, y simplemente vender ese mismo “x” años después con plusvalía: tiene que aportar algo. Intento no hacer solo inversión según riesgo o rentabilidad económica, me gusta que respeten el planeta y que no sean tan solo… “humo”.

Mi primera inversión fue en paneles solares, luego CDA´s-TriodosBank, Somenergia y GenerationKwh, vivir del aire del cielo, bienes raíces, crowdlending varios y sigo descubriendo…

IM: ¿Cómo descubriste el concepto de libertad financiera?

C: Tras llegar al límite (tanto en años como en cantidad) de la cuenta ahorro vivienda (que ya no existe), compré, junto a mi pareja (y su cuenta ahorro vivienda) un piso mediante préstamo personal hipotecario, pues al no ser demasiada cuantía el mayor interés se compensaba por evitar los “gastos de formalización” de hipoteca.

A este préstamo destinamos casi todo ingreso (amortización modo “always on”) y tras acabar con él el 2 de Enero de 2012 (nuestros padres nos ayudaron mucho económicamente “acortando” el préstamo 2 años, ¡¡gracias!!), empezó a quedarme el salario íntegro. A los dos años había acumulado cierta cantidad: “¿y ahora con todo esto… qué hago?”. Y… ahí nació “oficialmente” mi camino a la Libertad Financiera: empecé a buscar, leer, aprender (agradecido muy especialmente a Mister Money Mustache)

IM: ¿Qué planes tienes para cuando alcances la libertad financiera?

C: Mayoritariamente, TIEMPO para mi familia (mis hijos aún seguirán siendo peques).

Crecimiento y desarrollo personal, artístico, físico. Viajar (me comprometí a una vuelta al mundo), cultivo ecológico de alimentos (una buena alimentación aportará más y mejor tiempo, ¿hay mejor inversión?), aportar socialmente algo “útil” y tangible.

Descubrir sitios, personas y actividades; crear, arreglar, hacer con mis manos, me gusta.

Las listas de objetivos son útiles, pero creo que también hay que dejar un “espacio” para favorecer y acoger a “lo desconocido”.

IM: Si pudieras ir atrás en el tiempo ¿qué te gustaría haber hecho diferente?

C: Igual fue cuando tenía que ser, pero me hubiera gustado haber sido consciente y salir de la “carrera de la rata” antes. El interiorizar pronto que cambias “tiempo de vida” irrecuperable por dinero lo asienta todo. Hay que romper con los “no se puede…”, “todo el mundo lo hace…”, “se supone que debe ser así…”, “lo conocido…”, “es popular…”. Crees que no vas con ellos…pero son ellos los que van contigo más de lo que nos parece. ¿Qué mejor que ser el capitán de tu propio barco? Y si el puerto en que amarras no es el deseado, siempre te queda la experiencia de navegación para aprender y cambiar la ruta.

No habría adquirido un coche nuevo. ¿Un bien que se devalúa un alto porcentaje nada más adquirirlo?, ¿y estando en buen estado?… mejor aprovechar esa devaluación adquiriendo un Km0 o coche usado que “sufrirla”.

Me hubiera gustado comprar el piso en malas condiciones para reformarlo yo mismo:  hubiera abaratado el precio y podría haber incrementado el valor neto tras reformarlo yo mismo. Ahora también veo que me podría haber apalancado con el dinero del préstamo.

[Me hubiera gustado] optimizar antes alguno de mis suministros y demás a mis necesidades. También tardé mucho en empezar a invertir (tras la cuenta ahorro vivienda): dos años de salario íntegro que no produjeron nada (exceptuando para el banco).

IM: ¿Qué recomendarías a la gente joven que está descubriendo este concepto de libertad financiera ahora?

C: PARA. Ve sólo a la naturaleza (o a dónde encuentres paz). Cierra los ojos, o lo que sea, pero ¡¡PARA!! Date un tiempo analizando tus necesidades: ¿qué es “lo importante”?, ¿qué sobra (o apenas aporta)?, ¿dónde quieres poner más tiempo?, ¿y menos?, ¿en qué punto me encuentro actualmente?, ¿dónde quiero llegar?, ¿Cuál es mi “plan”?, con este plan, ¿cuándo llegaré a mi objetivo?, etc…

No confundas la finalidad (tener libertad y tiempo), con UNO de los medios de su obtención: el dinero. El tiempo de vida es INSUSTITUIBLE, intercámbialo sabiamente.

Me ayudó muchísimo conocer mi salario neto por hora “real”: perfecto como marco comparativo. Si tras descontar TODO (incluyendo tiempo de desplazamiento al trabajo, transporte, combustible…etc) obtienes, por ejemplo 12€/h valorarás mucho mejor, es un ejemplo, si la copa que te estás bebiendo por 8€ compensa los 40 minutos de trabajo que te cuestan generarlos.

Hazlo mejor que la media y sin querer, en muy diferentes ámbitos, ¡aprenderás y descubrirás tanto!

[La libertad financiera] no es “jubilarse” de trabajar… más bien es obtener la posibilidad de poder aportar tus apetencias, proyectos, habilidades en actividades o trabajos sin tener que mirar, siquiera, si hay remuneración alguna por ello.

¿Podrías incluir la bici en tus desplazamientos habituales? El coche es muy poco eficiente (término clave en este “emprendimiento”). Éste, y sus gastos, es uno de los mayores lastres: intenta evitarlo, comparte o retrasa su adquisición al máximo.

No lo demores: ahorra y, mientras, aprende cómo y dónde invertirlo.
Debería ser obvio, pero nos cuesta: si copias a la mayoría, acabarás donde la mayoría.

NO DEJES QUE TU VIDA TAN SOLO “PASE”: HAY ALTERNATIVAS…¡¡DESCÚBRELAS!! ES A-P-A-S-I-O-N-A-N-T-E

***

¿Qué se puede añadir a este ENORME final? 🙂 Espero que te haya gustado e inspirado a dar un paso más hacia el cambio. 

¿Estás tú también en camino a la libertad financiera y quieres compartirla con los demás? ¡Ponte en contacto conmigo ya

¡Ah! ¡No olvides suscribirte para estar al tanto de mis novedades y mi progreso hacia la libertad financiera! 🙂

Un abrazo,
Inversor Millennial

2 comentarios sobre “[Lectores on FIRE] César, a 4 años de la libertad financiera

  1. Uno de los mayores enemigos es el pensar “en qué va a repercutir ahorrar X aquí”, y por supuesto la pereza.
    Tengo pendiente hacer una revisión de optimización de gastos en suministros… A ver si consigo vencer a la pereza!

    Me gusta

    1. Hola Caracter Felino:
      Efectivamente, a mi me pasa igual. A veces es difícil dedicar el tiempo a analizar y poner en valor en qué se nos van los fondos, pero la verdad es que cuando se hace se marca un antes y un después. Yo pude subir de un 25% a un 50% de ahorro solamente revisando mi consumo.
      ¡Ánimo en la lucha contra la pereza, que merece la pena! 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s